El sentido de mi rumbo profesional

En 2010 comencé este blog con el objetivo de proponer medidas de política económica que abran un debate que pudiera ayudar a salir de la profunda crisis en la que nos encontrábamos. El propósito de Ángulo Inversor era y sigue siendo doble: i) señalar aquello que funciona mal y ii) proponer soluciones. En el plano de las ideas empieza y acaba el trabajo. Otras personas, con responsabilidad política o no, son las que pueden aprovechar parte de estas reflexiones para tratar de mejorar la sociedad.

Sin embargo, en el sector financiero creo que puedo dar un paso más. En junio dejé la entidad financiera en la que llevaba trabajando más de una década y he emprendido un nuevo proyecto. He creado una EAFI (Empresa de Asesoramiento Financiero Independiente) y estoy dirigiendo un fondo de inversión. El objetivo es tratar de contribuir a mejorar la función a la que he dedicado mi vida profesional: La canalización del ahorro hacia la inversión.

Expongo aquí el método utilizado para elaborar mi propuesta de valor por si fuese de utilidad en la aplicación a otro ámbito o sector. Es el siguiente:

1º) Ponerse en la piel de usuario del producto o servicio.
2º) Identificar aquello que no funciona bien desde el punto de vista del usuario y por qué.
3º) Comprender el funcionamiento de la industria proveedora del producto o servicio.
4º) Ajustar todos aquellos aspectos del proceso que puedan ser modificados para mejorar la calidad del producto o servicio.

Puedes leer el artículo completo en el Blog de Juan Gomez Bada Ángulo Inversor